jueves, 16 de agosto de 2012

PREGUNTAS Y RESPUESTAS IMPERTINENTES


                                  En el evangelio de Lazaro (post anterior), un amable lector (agustín) comenta lo siguiente (podéis leer el comentario completo en el post  :“… la verdadera resurrección a la gracia la trajo consigo Cristo y, el primero que entró tras él debió ser el buen ladrón, que murió con él…”     Esta reflexión me sirve como excusa para introducir unas cuantas impertinencias provocadoras que espero no os molesten, ya os pido disculpas de antemano y además para acotar algunos de los temas que serán tratados en nuestra reflexión crítica, ampliando la contestación que tenéis en la entrada de Lázaro: Si Jesucristo tenía la llave y antes de su llegada (venida) la puerta estaba cerrada, entonces ¿donde estaban los hombres santos anteriores a Jesucristo?. Según la Biblia parece que Moises, Elias y otros ya estaban en el cielo con Dios. La religión de Jesús empieza en un momento histórico, pero la humanidad es mas antigua, tiene mas religiones,(mas de mil) y mas dioses (unos mil quinientos) que para sus creyentes son tan válidas como lo es la cristiana para los cristianos. Según la religión Católica ¿que ocurre con los chinos ateos e increyentes?, ¿donde van sus almas?, ¿no son personas como las demás?. Andando el tiempo la religión de Cristo se desvanecerá como ha ocurrido con tantas otras en la antigüedad, y entonces ¿qué pasará con el cielo y el infierno?, ¿quién los administrará?. ¡que será de las almas cuando nos falte Cristo!, les pasará como a los budistas que se tendrán que reencarnar eternamente hasta que alcancen el Karma. La religión es cuestión de fe, de fe propia o de fe adquirida por educación o por búsqueda personal, pero solo sirve para el espíritu individual de cada uno, pretender explicar el mundo en términos religiosos es una quimera, no creo que merezca la pena ese debate. Podría hacer daño a las personas que tienen fe y solo serviría de divertimento a los que no la tienen. Además es un debate prácticamente cerrado.
                                  En el libro daremos cumplidas explicaciones de por qué existen creyentes y ateos y por qué es tan difícil conciliar ambas posturas y también daremos herramientas para el respeto entre ambas opciones. Daremos un método a las personas espirituales para que puedan vivir su espiritualidad sin que nadie se ría de ellos y sobre todo sin que nadie se aproveche de su espiritualidad en beneficio propio y no de quien la siente. Todo eso y mucho más. No será un libro erudito, no superará la revisión por pares, para la Iglesia será motivo de anatema, pero para el individuo será útil y esclarecedor, mucho mas que cientos de trabajos de exégetas que lo único que hacen es meter en la batidora los mismos ingredientes y darles vueltas. Algunos dicen que el Cristianismo no inventó nada, que utilizó material existente (como un cocinero cuando hace bacalao al pil pil) y que se limitó a cocinar un plato aceptable y comestible para la mayoría. Nosotros iremos más lejos, no solo cocinaremos sino que inventaremos nuevos ingredientes. Ya hay algunos estudios que siguen nuestra misma línea pero trataremos de ir un paso mas adelante por conocer precisamente esos trabajos. Partiendo de Jesús novelaremos un evangelio diferente hasta llegar al concepto de Dios y luego cada persona que nos lea encontrará un camino propio para explicar sus vivencias, lo que haga después será asunto suyo exclusivamente, pues nosotros no incitaremos a nadie a tomar ningún camino, sólo le proporcionaremos caminos y víveres para la travesía. En ellos estamos.  Las personas que tienen fe verdadera no la van a perder por una lectura mas o menos afortunada porque si  la pierden con tanta facilidad es que no era fe verdadera. Las personas que dicen: “yo  no creo en la Iglesia pero en Dios si creo”, esas también entenderán que clase de creencia tienen y como pueden administrarla en su  beneficio

3 comentarios:

  1. Mucho me parece que prometes Viances, no se si tendrás mas yerba que tenada...

    ResponderEliminar
  2. Dices bien amigo mío, dices bien amigo asturiano, no te imaginas los miles de libros que se llevan escritos acerca de las religiones y de la católica en especial. Se ha escrito tanto sobre Jesús y sobre Jesucristo que puede parecer pueril o simplemente una pérdida de tiempo, pero no hay tal cosa. Te prometo que en mi libro encontrarás ideas nuevas, no se si acertadas o no, eso el tiempo lo dirá. Yo sigo tres lineas o cuatro nada mas de lectura: La académica (piñero, pikaza, dunn, meier, crossan, Brandon etc) esa línea mantiene unas tesis argumentales de las que nunca se aparta, escriba quien escriba. Luego sigo otra menos ortodoxa (leight, baigent, ambelain etc) mas en línea especulativa que te hace pensar y replantear ciertas verdades de la ortodoxia. Una tercera es la de ensayistas mas liberales de pensamiento (ojea, kung, y los mas ateos, onfray, orbaneja, meslier etc). Otra es la relativa a las vidas de Jesús, muy amplia, inabarcable, pero de la que selecciono lo más clásico ( renan, papini, ratzinguer, rops, etc). Por último un conglomerado de libros varios como diccionarios, enciclopedias, atlas, libros de cocina etc. Y de todo ello voy extractando ideas que luego tomarán cuerpo para novelar un evangelio y completar una especie de ensayo, aunque yo prefiero llamarle reflexión crítica, donde asumiré mi propio punto de vista. Ese es a grandes rasgos el procedimiento.

    ResponderEliminar
  3. Normalmente los exégetas siguen una línea trazada y rechazan cualquier ensayo, novela o reportaje periodístico, pero yo no lo hago, entiendo que el códio da vinci no contiene información fiable, pero te incita pensar cosas que la línea "oficial" descarta de antemano. Con esos pensamientos puedes retomar los estudios mas "académicos" y leer entre líneas lo que antes no hubieras captado. Se puden sacar conclusiones mas amplias al no estar previamente decantado por ninguna línea argumental, como es mi caso, y eso es lo que pretendo.

    ResponderEliminar